Tarzán (Tarzan, Chris Buck & Kevin Lima, 1999)

Ayer tuve ocasión de ver, por dos veces, Tarzán (la segunda, con mi sobrino de 5 años), el clásico animado número 37 (al menos en EEUU) de Disney. Basado en la historia de Tarzán de los Monos, de Edgar Rice Burroughs, tuvo su estreno en 1999.

A estas alturas, la historia de Tarzán la conocemos todos. Un bebé queda desamparado en la África más salvaje, y una gorila asume el papel de madre. Criado en una manada de gorilas, el muchacho crecerá, desarrollando un cuerpo atlético y la capacidad para comunicarse con los simios, con su familia, además de luchar contra los peligros de la selva.

De adulto, ya tendrá contacto con otros humanos: algunos, gente mala, que le hará ver el lado negativo de los seres, y otras (incluida una chica, Jane) le enseñarán muchos conocimientos (lenguaje, geografía, astronomía…) además, del amor.

En un momento dado de la historia, Tarzán se verá en la tesitura de cuidar y proteger a la familia (los orangutanes con los que se ha criado) y a la vez, no perder el contacto con la mujer a la que quiere. La tarea no será fácil. ¿Lo conseguirá?

La versión que he visto es la española. Me ha parecido bueno el doblaje. La hermosa música de Mark Mancina y las potentes canciones de Phil Collins, también suenan muy bien en español. Es una banda sonora muy sólida, muy redonda que acompaña perfectamente a nuestro protagonista en esa aventura que supone crecer y vivir en la jungla.

Su repercusión fue más que notable. Alcanzó el 5 de la lista de ventas de álbumes en USA (Billboard 200) en julio de 1999, cuando la proyectaban en los cines americanos. El tema bandera del disco fue el sencillo “You´ll be in my heart” (en español “En mi corazón estarás”) que fue número 21 en el Hot 100, aunque su mayor repercusión fue en la Adult Contemporary singles (la lista que se asocia al público adulto y formado de las ciudades), donde estuvo nada menos que 19 semanas no consecutivas en el puesto más alto.

Al año siguiente, culminaría su periplo triunfal con el Globo de Oro y el Premio de la Academia a la mejor canción del año.

En la versión americana, Disney siguió con la pauta de incorporar voces de actores conocidos, que tan bien le venía funcionando. En esta ocasión, el Tarzán adulto tiene la voz de Tony Goldwyn, a quien muchos conocemos por ser el malo de la lacrimógena Ghost.

Por su parte, el Tarzán más jovencito tiene la voz del pequeño actor Alex D. Linz (lo recordamos de Un día inolvidable o Sólo en casa 3)

La voz de Jane es de la actriz Minnie Driver.

Kala, la madre orangutana de Tarzán tiene la voz de Glenn Close.

Lance Henriksen (Terminators o Aliens) da voz a Kerchak, el padre y líder de la manada de orangutanes. Su relación con Tarzán, compleja desde el principio, por ser humano, cambiará completamente, en una de las escenas más emotivas de la película.

El británico Nigel Hawthorne (a quien recordamos de Las locuras del Rey Jorge) pone la voz al Profesor Porter, el padre de Jane y famoso investigador científico.

Wayne Knight (a quien vimos en la serie Seinfield o en Space Jam) da vida al amigo elefante de Tarzán, Tantor. Su relación refuerza la idea de la diferencia como obstáculo insignificante para una gran amistad.

Y Rosie O´Donnell habla por Terk, la orangutana amiga de Tarzán, desde que era pequeñito.

Técnicamente tiene una excelente factura. Las escenas de la jungla, con los rápidos movimientos de cámara acompañando a Tarzán y el resto de animales de la jungla, son realmente meritorias, además de la gama de colores que ofrece, muy variada y hermosa.

Tarzán es una historia muy hermosa, llena de sentimientos muy básicos y por ello, muy profundos (el amor entre madre e hijo, sentimiento de pertenecer a una familia, el aceptar la diferencia, etc…).

También es una aventura muy excitante, de supervivencia en un ambiente hostil y una “carrera” por el conocimiento en el que dos “especies” aprenden a convivir y entenderse.

Por tanto, por conseguir que pasemos una hora y media, muy entretenida, con emociones y risas abundantes, Tarzán merece un lugar propio entre las mejores películas de Disney, y de la animación, en general.

Calificación: 9, 25

 

 

 

2 opiniones en “Tarzán (Tarzan, Chris Buck & Kevin Lima, 1999)”

  1. Jajaja, tomaszapa ¡2 veces en un día! jajaja, como quieres a tu sobrinito 🙂 Yo en tu lugar también lo hubiese hecho. Los niños son una de las mejores cosas de la vida.

    “Tarzán” fue una sorpresa para mí, pues la vi sin esperar mucho y tarde (muchos años después de su estreno). Y bueno, aunque la animación es algo simple y la historia es ya sabida por todos, me sorprendió muy gratamente, pues se ve con asombrosa facilidad y resulta corta.

    Quizá sea el resultado de combinar dos buenos factores: el sentido del humor y los buenos sentimientos que contiene, y por otro lado, la preciosa B.S.O. que suena igual de bien en el idioma original que traducida al español. Me encanta el tema central de Phil Collins. Es muy emotivo.

    La verdad es que es una película muy recomendable para toda la família, y que como bien dices, contiene mensajes de valor universal.

    Un saludo.

    1. Coincido completamente contigo.Una historia bien contada, con gran humor y corazón, y con música estupenda…¿Qué más se puede pedir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.