O Brother, Where Art Thou? (O Brother, Where Art Thou?, Joel Coen, 2000)

Esta tarde he pasado un buen rato viendo esta comedia de los hermanos Coen, aunque sólo Joel apareciera acreditado en la dirección..

Basándose en La Odisea, del poeta griego Homero, Joel y Ethan escribieron un guión, a modo de sátira moderna, sobre tres convictos que se dan a la fuga, en 1937, durante la Gran Depresión. La acción se sitúa en el Mississippi rural, uno de esos estados sureños que se vieron especialmente perjudicados por la sequía en esos años tan difíciles. Huyendo de la justicia, atraviesan campos poco fértiles y pueblos pequeños, además en busca de un tesoro escondido, un buen botín que les arregle la vida a los tres.

George Clooney interpreta a Ulysses, el listo del grupo. Se vanagloria de su buen “pico”, de su inteligencia y de su extraordinario pelo, que cuida con inusitado esmero.

Logra convencer a sus dos “compañeros” de cadenas para huir en busca del más de millón de dólares escondido en el valle. John Turturro encarna a Pete, un preso con malas pulgas, que habla poco y que se fía menos de Ulysses. Tiene un acusado sentido de la familia. De hecho, acude a su primo para que les quite las cadenas. El primo se lo paga, vendiéndolos a la policía, a cambio de la recompensa. Un tipo práctico, sin duda, el pariente. Pete desea regentar un restaurante lujoso en el Oeste y poder así, “comer todo lo que quiera”.

El otro prófugo es Delmar, un tontorrón de buen corazón que robó en un supermercado y que lo único que anhela es tener su pedazo de tierra para cultivarla, como lo haría su padre. Su composición, más que notable, es obra de Tim Blake Nelson.

A lo largo de la aventura que emprenden, vivirán situaciones verdaderamente increíbles, como surgidas de la casualidad. Graban un disco, que termina convirtiéndose en un éxito en todo el estado. Lo curioso es que nadie conoce al grupo, ni ellos mismos saben “la que han liado con su música”.

Por el camino, además, encontrarán a un músico negro que, según él, “ha vendido su alma al diablo”, por tocar tan bien. Será parte del grupo musical. Aparece interpretado por Chris Thomas King.

También conocerán a un vendedor de biblias, apodado Big Dan (John Goodman), que con su pico de oro, logrará engañar a los propios protagonistas.

Y a un ladrón de bancos, apodado Cara de niño, a su pesar, interpretado por un “bipolar” George Nelson.

Las peripecias de estos tres tipos aún se enredarán más. El sheriff (Daniel von Bargen) les pisa los talones, la mujer de Ulysses (Holly Hunter) va a casarse de nuevo, harta de un marido que ha desaparecido, dejándola sola con toda su prole,

y todo en medio de la batalla entre el actual gobernador del Estado, Pappy O´Daniel (Charles Durning), un tipo acomodado, conservador, con un hijo inútil y unos asesores, igualmente desastrosos, y Homer Stokes (Wayne Duvall), el candidato reformista, con deseos de “limpiar la porquería de la política imperante”. Para ello, va siempre con un enano (se preocupa de “las personas pequeñas”) con una escoba. Muy gráfico, sin duda. Además, el Ku Kluz Klan hará de las suyas.

Conviene recordar  que las actuaciones corresponden a arquetipos de personajes de la época, convenientemente exagerados.

Gente espabilada que intenta sobrevivir, aprovechándose de la incultura de otras. Políticos que prometen cosas que no cumplen, y que independientemente de su ideario (el conservador recalcitrante o el reformador que promete la luna) van a lo suyo, etc.

Y un pueblo que bastante tiene con salir adelante. El hambre y la miseria es su preocupación principal, y la música sureña es su máxima distracción.

Esos cuatro días de que disponen para encontrar el dinero, antes de que el valle se vea inundado por las aguas de una presa, que se erige como símbolo de la modernidad, del progreso, van a estar trufados de buena música, abarcando todos los géneros del lugar: country, gospel, swing, blue-grass, etc…

En el apartado técnico destaca sin duda, la fotografía de Roger Deakins (colaborador habitual de los Coen), que utilizando técnicas digitales, corrige el color hasta dotarlo de un acertado color sepia, reflejo sin duda, de una época añeja.

Un giro final a la historia pone el colofón a esta divertida historia de personajes que intentan sobrevivir, pese a su situación y sus limitaciones. Y es que las penas, con pan y música, son menos penas.

Calificación: 8.

6 opiniones en “O Brother, Where Art Thou? (O Brother, Where Art Thou?, Joel Coen, 2000)”

  1. Pingback: Anónimo
  2. Buena crítica. Nunca me acuerdo que es una película de los Coen y eso ya me basta para comprarla ya que seguro me gusta. Además tras leida la crítica creo que me guatara sin lugar a dudas.

    Un saludo.

    1. Gracias, leoky. La verdad es que es una película muy disfrutable. Trata La Gran Depresión, pero desde un punto de vista más optimista del que, en principio, el tema pudiera dar de sí. Es curioso, pero siempre que me acuerdo de esta época de penurias en América, me viene a la memoria dos películas de John Ford. Las dos son radicalmente distintas en su tono, aunque el fondo venga a ser el mismo.
      Las uvas de la ira, que también te aconsejo en BD, es el drama por excelencia, (pronto haré una crítica de ella), mientras que La ruta del tabaco (igualmente te la recomiendo) considera la miseria de estos años desde un prisma más parecido al de Oh brother, el de un optimismo mezclado eso sí, con elementos irónicos y alguno que otro, crítico.

  3. A mí también me encantó “O Brother”. Es de las más divertidas de los Coen. Además, es de las pocas veces que George Clooney me ha parecido absolutamente perfecto. Siempre que pienso en grandes actuaciones de Clooney, la primera que recuerdo es “O Brother”.

    A veces se sorprenden ante mi afirmación, pues es evidente que Clooney ha estado muy bien en otros papeles, pero oye, a mí me pareció enorme en esta película. Está maravilloso.

    Y la música, como has dicho, es magnífica. Ese éxito que graban… cómo me gustó cuando vi la película por primera vez jajaja. ¡Qué buenos! Aquí os dejo el vídeo por si os apetece verlo:

    http://www.youtube.com/watch?v=YZtgZ5fHOuU&feature=related

    Le daría la misma nota que tú, un 8, pues alguna parte me resultó más pesada y/o lenta. Pero es muy interesante, especialmente si sabes algo de “La Odisea” (yo no sabía mucho) pues aprecias detalles como la transformación de Polifemo (el cíclope), en ese John Goodman con parche en el ojo jajaja.

    Así que si tenéis la suerte de haber estudiado “La Odisea” la disfrutaréis muchísimo más, pues detectaréis todas esas cosillas, y si no es así, da igual, pues la seguiréis con facilidad e interés.

    Una película muy recomendable.

    1. Estoy contigo. Es lo que más me gusta de la película. La caracterización de los personajes. Te digo, incluso, que algunos parecen sacados de comics o tebeos. Son personajes que hemos visto en muchas otras películas de la época, pero llevados expresamente al límite, de ahí su exageración. En cualquier caso, es una película que no se conoce todo lo que se debiera, y es mejor que algunas otras más renombradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.