Monster Mash – Bobby “Boris” Pickett and the Crypt-Kickers

El jovencito Robert Pickett, natural del estado de Massachusetts, fue un apasionado del cine desde pequeño. Con apenas nueve años de edad, disfrutaba enormemente con las películas de horror que proyectaban en el cine donde trabajaba su padre.

Más tarde, ya adulto, en L.A.  compaginaba sus dos pasiones: la música y la actuación. A finales de la década de los 50, aspirante a actor y poder entrar a trabajar en Hollywood, actuaba por las noches en algún que otro club angelino.

Una de sus virtudes más apreciadas era la imitación de otros artistas, ya fuere actores o cantantes. Una de esas noches de 1959, Bobby, junto a su banda, The Cordials, interpretaron el tema Little darlin´ de The Diamonds (un gran éxito en el año 1957 en EEUU). Lo ocurrente es que lo hizo imitando al gran Boris Karloff de su niñez.

Tanto gustó al público que los propios compañeros de la banda alentaron a Robert para que siguiera por el camino de las imitaciones. De hecho, Lenny Capizzi, uno de ellos y él mismo compusieron varios temas, como el Monster mash.

Con una serie de músicos (que pertenecían a distintas bandas), alguno de los cuales alcanzaría fama mundial como intérprete de estudio (véase Leon Russell), se grabó un álbum. Ese improvisado conjunto recibió el nombre comercial de The Crypt-Kickers.

El sencillo Monster mash, además de servir de particular homenaje a los grandes del terror de su niñez (Karloff, Lugosi…) se aprovechaba del fenómeno de baile, de la locura en las pistas que suponía el Mashed potato.

Nota sobre el mashed potato: Todo comenzó con The Twist, de Chubby Cheker (número 1 en EEUU) en 1962. Esos movimientos de giro de caderas y movimientos hacia arriba y abajo del cuerpo, mientras giraban las piernas, fueron imitados por los jóvenes y no tan jóvenes de todo el país. A este tema, le siguieron otros, cuyo baile bebía de esa fuente original: Mashed Potato Time, de Dee Dee Sharp, Do you love me, de The Contours o Let´s dance de Chris Montez.

En el caso de Monster mash, el tema de Pickett, además, añadía como punto de originalidad, el movimiento de brazos imitando el caminar de los monstruos.

El tema, como todo el disco, que contaba con escaso presupuesto, utilizaba medios caseros para producir los efectos de sarcófagos que se abren, de calderos que hierven o de ruido de cadenas. Casualidades de la vida, el resultado fue excepcional.

En septiembre de 1962, Monster mash se estrenaba en el Hot 100 y a finales de octubre, destronaba a la banda de moda por entonces, The 4 Seasons y su Sherry, alcanzando el número 1 del Hot 100 durante dos semanas. Además, la hazaña se consiguió en la semana de Halloween (ya una fiesta de gran convocatoria en EEUU).

A partir de entonces, se convirtió en un “clásico” de estas fechas, y volvió a las listas en 1970 y sobre todo, especialmente, en 1973. Ese año, por fin (tras ser vetado de manera irracional por su temática “morbosa” por la radio británica en 1962) se re-edita el tema y alcanza el número 3 en la lista de singles de UK, también en Halloween. Incluso en EEUU, vuelve a alcanzar el top-10 del Hot 100. Muy meritorio, considerando que lo hizo en pleno verano.

De ahí, que cada vez que pensemos en una canción que refleja el espíritu de estos días, y sin poder evitar el sonreír, nos venga a la memoria de inmediato, Monster mash, de Bobby “Boris” Pickett and the Cryp-kickkers.

Podemos constatarlo, con este video de una actuación suya en uno de esos programas de variedades de tanto éxito en la televisión americana de mediados de los 60. Su locuacidad interpretativa, desde luego,quedaba palpable.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.