Love is blue – Paul Mauriat

Hoy se celebra el Festival de Eurovisión, en la capital de Azerbayian, Bakú. Nuestra representante, como sabéis es Pastora Soler, a la que deseamos la mejor de las clasificaciones.

¿Qué nexo en común puede haber entre un Festival, que para algunos es mezcla de nostalgia y excitación, y para otros, un evento caduco  y hortera, y la lista del Hot 100?

Pues bien, es cierto que los americanos, en su inmensa mayoría, desconocen que en Europa llevamos muchísimos años celebrando este inusual evento. Y es que es raro que muchos y diversos países, muy diferentes en cultura, tradiciones, lengua…se pongan de acuerdo para simplemente cantar.

Del mismo modo, también desconocían a la representanto de Luxemburgo,  Vicky Leandros (nacida en Grecia) e incluso al propio Luxemburgo.

Esta jovencita participó en el Festival de Eurovisión de 1967, con una preciosa balada titulada “L´amour est bleu” que, a pesar de su indiscutible calidad, apenas alcanzó el cuarto puesto en las votaciones (aquel año ganó “Puppet on a string” (Marionetas en la cuerda), de la representante británica Sandie Shaw).

Meses después, el director de orquesta francés Paul Mauriat alcanzaría el éxito masivo en los EEUU, cuando, en esa linea de easy listening o música fácil de oir o música adulta que aplicaba entonces a sus arreglos, hizo lo propio con este tema festivalero.

La versión de Mauriat alcanzó el número 1 del Hot 100 en febrero de 1968, donde estuvo 5 semanas, hasta que fue desplazado por “Sitting on the dock of the bay”, el éxito póstumo de Otis Redding. Además, dentro de la lista Adult Contemporary (que en esos años se llamaba “Easy listening singles”) estuvo 11 semanas en lo más alto.

Hasta entonces, ningún artista francés había dominado el Hot 100.

 

 

 

3 opiniones en “Love is blue – Paul Mauriat”

  1. Pues otro año más, ya pasó “Eurovisión” 🙂

    Lo cierto es que me gusta verlo cada año, da igual que sepa que no ganaremos jajaja, me gusta verlo y disfrutarlo. Con lo más esperpéntico me río un rato, con las canciones buenas (que siempre hay algunas) disfruto, con las de casa pues depende, ya que no me suele gustar el tipo de canciones que manda nuestra España.

    Este año Pastora Soler ha estado realmente bien, muy guapa, elegante, derrochando voz y talento. La canción no me gustaba, eso también lo debo admitir, pero hay que reconocer que Pastora estuvo fantástica y mereció más votos, pues visto lo visto, había pocos que le pudieran hacer sombra. Pero nada. No hemos ganado. Aunque eso ya lo sabíamos desde hace mucho ¿verdad? “Suecia era la clara favorita”. Y claro, ganó. Sorpresa cero, emoción cero. Ya estaba todo vendido desde el principio.

    ¿Qué me pareció la ganadora? Pues ni frío, ni calor. Es algo demasiado normalito, no tiene nada destacable para mí, salvo que me gustaba el título “Euphoria” jajaja.

    Mis favoritas eran dos que, como me suele pasar, no quedaron muy bien. Y es que me gusta lo que pierde ¿por qué será?. Pues bien, para mí debió ganar la preciosísima canción de Islandia “Never Forget” (esa que contaba una leyenda romántica del país y cantaban un chico y una chica que además, tocaba el violín). Era musicalmente preciosa (esos toques tan nórdicos, tan de leyenda, de película…) y ellos cantaban muy bien y le daban emoción al asunto, además, tenía un estribillo fuerte y enérgico, igual de enérgico que el final. Una lástima, pues además de no ganar, la votaron muy poquito.

    O bien Estonia con esa preciosísima balada titulada “Kuula”, que no sé ni lo que significa, pero me da igual. La manera de cantar de ese hombre con tanto sentimiento y elegancia, me dejó tonta. La mejor voz masculina de la noche, sin duda. Además, por lo que comentaron, es una buena persona que ayuda bastante y es muy querido en su tierra. Y la nota estética: me gustó mucho cómo iba vestido “arreglado pero informal” Realmente guapo el hombre en todos los sentidos, no nos engañemos, lo tenía todo (guapo por fuera, por dentro, buena voz y canción) Pero nada, tampoco ganó.

    Por cierto, muy pocos representantes masculinos este año, eh. Todas mujeres, no os quejaréis los hombres jajaja.

    En fin, otro año será. O no. Que con este festival nunca se sabe. Ah, me olvidaba: muy simpáticas las abuelitas rusas, eso es marcha jajaja. Dije que podían ganar y me decían que estaba loca: pues mira, segunda posición jajaja. Casi, casi.

    1. La verdad es que yo también soy un nostálgico de Eurovisión. Pastora Soler lo hizo estupendamente. La canción, sin ser perfecta, creo que era mejor que 6 o 7 canciones de las que quedaron por encima de ella. Recordemos que quedó 10ª, pero por calidad de interpretación y canción, debió quedar en el 3 o el 4. Y no es chovinismo.
      La canción que ganó la acepto, pero tampoco es de las que me vuelva loco, ni de esas que quiera volver a escuchar enseguida. No creo que pase a la historia.
      Lo de las abuelas (muy graciosas y dulces) me parece, en cierto sentido, fuera de lugar.
      También te digo que he constatado una vez más (y creo que es la definitiva) que llevemos lo que llevemos, nunca vamos a ganar. Hay demasiadas Estonias, Letonias y Lituanias que se votan entre sí. Por tanto, ya de partida, en cada edición, sabemos que unos 15 países no nos van a dar ningún voto. Es un hándicap demasiado grande.
      De todas formas disfruté con nuestra actuación y me emocioné con ella, que es lo que cuenta.

  2. Totalmente de acuerdo contigo, Pastora debió quedar en mejor posición. De hecho, de todas las que quedaron por encima, tan sólo me gustaban dos o tres: la que mencioné de Estonia “kuula” , por detrás la de Serbia (buena voz y música), y algo menos la de Alemania (ese toque de los cincuenta me pareció original). Así que fíjate si podía haber quedado en mejor posición España. Pues las otras no me gustaron o bien no transmitían prácticamente nada. Incluso la ganadora me pareció algo sosa.

    Las abuelillas fueron el toque simpático jajaja, pero parecer ser que este tipo de actuaciones suelen ser votadas a pesar de que todo el mundo sabe que de calidad vocal y musical: cero. Por eso sabía que incluso podían ganar, una ya no sabe qué esperar de Eurovisión.

    Es muy complicado que España gane. Creo que la única opción sería mandando algo realmente sorprendente en todos los sentidos (la voz, la música, el baile, la escenografía e incluso alguna “sorpresa” de esas que tanto gustan en Eurovisión). Vamos, algo soberbio. Algo que empujara a la gente a votarnos y a olvidarse un poco de sus vecinos. Pero no creo que ocurra.

    Poco me importa, pues al igual que tú, disfruto la música y el espectáculo. Lo paso bien y descubro alguna bonita canción de otro país, que es lo que cuenta para mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.