Golpe al sueño americano (Less than zero, Marek Kanievska, 1987)

En plena década de los 80, entre tanta saga de aventuras palomitera, llegó una película que en cierto modo, hizo temblar aquellos plácidos cimientos del consumismo de la era Reagan.

Una novela, que el debutante escritor (apenas tenía 21 años) angelino, Bret Easton Ellis había publicado en 1985, titulada Less than zero, era llevada al cine dos años más tarde, en 1987, con guión de Harley Peyton y dirección del londinense Marek Kanievska, a quien la Fox había contratado, precisamente por su experiencia narrando historias de personajes homosexuales, en su anterior película, Otro país (con Rupert Everett y Colin Firth).

Clay Easton (Andrew McCarthy), Julian Wells (Robert Downey Jr.) y Blair (Jamie Gertz) son dos chicos y una chica, amigos del instituto, que comparten todo tipo de aventuras. Disfrutan juntos de su juventud, del dinero de sus padres y del gran tiempo libre del que disponen para pasarlo bien en los locales de moda de L.A.

Acabado el instituto, Clay decide ir a la Universidad, a diferencia de su amigo Julian, quien desea invertir el dinero que le suministra su padre en fundar un sello discográfico. También Blair, una guapa y morena joven, con quien Clay mantiene un “rollo”,  desea quedarse en California, dedicándose al mundillo de la moda.

En las vacaciones de Navidad, Clay vuelve a casa. Ya sabe que las cosas con Blair ya no están igual. La última vez que volvió a L.A. quiso dar una sorpresa a su amigo Julian, y sin embargo fue éste quien sorprendió, y de qué manera, a Clay. Ambos, sus mejores amigos, estaban acostados en la cama, en el apartamento de Blair. Por qué.

Sin embargo, esa Navidad parecía diferente. Blair le había llamado. Por su voz, parecía que quería volver con Clay. Cuando llega a L.A. nada parece igual. El alcohol, la coca y otras drogas se han convertido en asiduas de los jóvenes guapos y ricos, muchos de ellos amigos, con los que alternan o a quienes se encuentran en los garitos.

Blair, además, parece que no está por la labor de volver con él (con Clay). Le dice que ayude y cuide de su amigo Julian, que no está bien. Al principio, Clay no lo toma demasiado en serio. Más tarde, a medida que los acontecimientos se precipitan, se da cuenta de la gravedad del asunto.

Blair toma drogas, pero según ella, “controla”. Sin embargo, el panorama de Julian es totalmente oscuro. Su negocio se fue al traste, no sabía qué hacer con su vida y se metió en el mundo de las drogas, en el que parece que está metido hasta el cuello, y precisamente esta situación le ha alejado de su familia y de su hogar, al que no permiten acudir.

Los días de vacaciones navideños de Clay, en principio radiantes, se tornarán grises y sombríos. Deudas, mentiras,  drogas, prostitución, homosexualidad y ajustes de cuentas compondrán la espiral en la que se ven inmersos estos tres amigos que lo tenían todo para triunfar en la vida.

Robert Downey Jr., como Julian, está soberbio. Su magnífica interpretación, además del maquillaje, que denota la decrepitud física y psíquica que causa en un drogadicto la sustancia que consume, son realmente elogiables. Cómo pasa un muchacho guapo, joven, con dinero y muy vitalista a ser una sombra de sí mismo. Esa transformación es realmente encomiable.

Jamie Gertz, como Blair, es aquella chica guapa, prototipo de la belleza de pelo largo, morena, que tanto éxito tenía en la segunda mitad de los 80, en películas y en videoclips. No solo su belleza resaltaba. También su interpretación, el “calor emocional” que aporta a un personaje, preocupado de su amigo y de recuperar lo que un día les unió, es significativa. Buena actriz.

Andrew McCarthy, como Clay, es el chico más “centrado”, o quizá menos débil, por estar alejado de la tentación de las noches de L.A., y quién deberá aportar ese punto de cordura en las situaciones de tensión extrema que con seguridad acontecerán.

Otros actores cuya labor es destacable son:

Nicholas Pryor, como Benjamin Wells, el padre de Julian que, cansado de la vida desperdiciada de su hijo, decide romper todo lazo con él. Ya le ha ayudado bastante, y tiende al desprecio, aunque en el fondo “muere por abrazar a su hijo”, pero no a este Julian, sino a aquél joven  dispuesto a comerse la vida. Le dará una segunda oportunidad.

James Spader, como Rip, es el personaje sombrío del film. Era uno más de los amigos del instituto, pero él ha triunfado muy pronto en los negocios. Es el camello de muchos jóvenes ricos y asiduos a los sitios de moda en L.A.

Golpe al sueño americano es muy ochentera en su aspecto técnico. La música de Thomas Newman es muy apropiada para esos ambientes nocturnos, llenos de tentaciones, peligros e incertidumbres del L.A. más trasgresor. Igual de identificadora de aquella época es su soundtrack, el grupo de canciones, algunas de R&B, de rap, otras de pop o rock, de un momento realmente heterogéneo en las tendencias musicales en EEUU. El tema estrella fue la versión de The Bangles de una canción de Simon & Garfunkel, titulada A hazy shade of winter, que alcanzó el número 2 en el Hot 100.

La fotografía de Edward Lachman es verdaderamente elogiable. Los tonos azules, tanto en los sets como en el vestuario, son una nota constante (muy propia de los videoclips de la época). Muestra con excelente detalle una forma de vida lujosa, fácil, pero debajo de la cual se cierne una realidad dura e incontrolable, que muchos desconocen y otros no aprecian en toda su magnitud.

En definitiva, un film realmente notable, con unas actuaciones muy convincentes (especialmente reseñable Robert Downey Jr, en un papel que él mismo actor denominó como “fantasma del futuro”, en clara alusión a sus posteriores problemas con la droga. Parecía que fuera premonitorio el personaje de Julian), y una historia dura, que por momentos, es tentadora (gente joven, guapa, con dinero y supuestamente feliz), pero que causa realmente miedo y dolor.

El final del film, a modo de homenaje a esa otra película “incómoda” de los 60, Cowboy de medianoche, es también hermoso y descorazonador, al igual que los intentos de Julian por alejarse de las drogas.

Unos jóvenes, un grupo de amigos, a quien el destino pondrá a prueba, no solo su amistad sino su propia vida. Desconcertante y emotiva, a partes iguales.

Calificación: 8, 50.

 

 

3 opiniones en “Golpe al sueño americano (Less than zero, Marek Kanievska, 1987)”

  1. Pingback: Anónimo
  2. Con esta película me ocurre algo curiso. He escuchado hablar tanto de ella, he visto en programas de TV tantos reportajes sobre ella… que no sé si la vi hace muchísimos años o no, pues recuerdo escenas (una junto a una piscina, otra con James Spader…). Pero sigo dudando de si realmente la llegé a ver y no la recuerdo, o es que jamás la vi y sólo recuerdo los trozos que he ido viendo por TV. Curioso ¿verdad? jajaja.

    De todos modos, siempre se ha alabado la gran interpretación de Downey Jr. Así que tarde o temprano, acabaré por verla.

    ¡Muchas gracias por toda la interesante información, tomaszapa!

    1. si te digo la verdad, yo es la primera vez que la he visto. Es más, ha sido de una grabación del plus. Lo que si la recuerdo es de cuando a finales de los 80, iba al videoclub y allí estaba, como gran novedad. Era una de las pelis de moda, de las que recomendaban para gente algo cool. Me ha sorprendido muy gratamente. Ni resulta pija, ni resulta sosa, ni resulta exagerada. Creo que ha envejecido muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.