Masterpiece – Atlantic Starr

Desde que se iniciaran en la música a mediados de los 70, el grupo de R&B neoyorquino Atlantic Starr sufrió diversos cambios en su formación.

Atlantic Starr

Desde sus primeros trabajos, con bastante más repercusión en las listas R&B que en las “mainstreams” (el Billboard 200 o el Hot 100), pasando por su época dorada de mediados de los 80 (donde alcazaron notables ventas de álbumes y baladas tan exitosas como la número 1 en el Hot 100, Always), hasta llegar a los albores de los 90, en la formación se habían mantenido constantes los tres hermanos Lewis: David, la voz principal; Wayne, en los teclados y los coros, y Jonathan, en la percusión.

Sin embargo, la voz femenina había sufrido más cambios (por orden cronológico): Sharon Bryant, que fue reemplazada por Barbara Weathers, en la época de mayor éxito de la banda. Cuando esta abandona para iniciar una carrera en solitario, entra Portia Martin. Esta, tras un solo disco (sin éxito apenas), es sustituida por Rachel Oliver.

Con esta última, quedó establecido el cuarteto que grabó el álbum de 1991, Love crazy.

Atlantic-Starr-Love-Crazy-1991

En dicho trabajo, se alternaban (como en los anteriores) ritmos bailables con otras canciones lentas, y también, como era costumbre en la banda, la balada fue lo que más éxito cosechó.

Concretamente, el segundo single extraído  del álbum, titulado Masterpiece, que había sido compuesto por el angelino Kenny Nolan (recordado por su gran éxito de 1977, la hermosa balada I like dreaming), vio la luz a principios de 1992. Debutó en el Hot 100 en febrero de ese año, y lentamente, fue ascendiendo en la lista, hasta alcanzar el número 3, en la semana del 11 de abril de 1992 (sólo superados por dos enormes baladas: en el 1, Save the best for last, de Vanessa Williams, y en el 2, Tears in heaven, de Eric Clapton).

masterpiece

También llegó a los puestos altos de dos listas “de género”: el R&B singles (número 3) y la Adult Contemporary (número 2), demostrando que ni el cambio de década ni de cantante femenina, afectaban un ápice a la “salud” de la formación.

Masterpiece – Atlantic Starr

 

 

Black or white – Michael Jackson

En 1991, muchas cosas habían cambiado para Michael Jackson. Durante todo el año, había preparado el nuevo disco, octavo de estudio en su carrera, titulado Dangerous, y en el que, por primera vez, y bajo el nuevo contrato con Sony Music, Jackson estaba involucrado en toda la producción.

Ya no contaba con la ayuda de Quincy Jones, del que se separó tras la publicación del anterior trabajo, Bad, y sí de gente como Bill Bottrell o Teddy Riley. Este último, una recomendación del propio Jones a Jackson, imprimió al disco el famoso sello o estilo que se vino en llamar, New Jack Swing, que el productor abanderaba y que era un R&B más moderno y actual, que iba dirigido a los jóvenes más urbanitas, y que ya se había probado con éxito en artistas como Keith Sweat o Bobby Brown.

El disco fue todo un éxito comercial, si bien destacó en esta faceta aún más allende las fronteras que en los propios EEUU, donde sus ventas decrecieron y sus singles (casi todos, top-10 en el Hot 100) ya no llegaban sistemáticamente al número 1.

En cualquier caso, a finales del año 1991, y aún ajeno a todos los litigios judiciales y controversias que verían su reputación e imagen dañadas casi definitivamente, se lanzaba el single Black or white, adelanto de Dangerous.

Publicado en noviembre, ese mismo mes debutó en el Hot 100, con un impacto brutal debido, entre otros factores, al gran vídeoclip que lo acompañaba, famoso y recordado por la aparición de su leal amigo Macaulay Culkin y por la sucesión de rostros de distintas razas, sexos y apariencias, remarcando la nula importancia de la diferencia, cuando “todos somos iguales”.

En tres semanas, y concretamente la del 7 de diciembre de 1991, alcanzaba el número 1 del Hot 100 (arrebatándole el puesto a Set adrift on memory bliss, de PM Dawn), donde permaneció durante 7 semanas.

En UK (donde por cierto, todo el álbum fue un exitazo), también alcanzó la gloria, durante dos semanas de noviembre de 1991. En la lista de singles R&B tuvo un exito algo más moderado, el número 3.

A pesar de algunas críticas especializadas (como la de Rolling Stones, que comparaba en negativo el riff de este tema con el solo de guitarra de Eddie Van Halen, en Beat it), el tema era muy bueno y tuvo gran repercusión en todo el mundo.

Lo malo es que no repetiría el impacto con ninguno de los sencillos del disco, lanzados posteriormente.

 

Midnight train to Georgia – Gladys Knight & the Pips

A principios de los 70, y a pesar de los éxitos acumulados en el sello Motown y de otros méritos menos cuantificables (como ser la primera persona que recomendó a Berry Gordy Jr, el jefazo de la discográfica de Detroit, que contratara a un grupo de chicos llamado The Jackson Five, de Gary, en el estado de Indiana), Gladys Knight se sentía frustrada. Veía que, a pesar de todo lo anterior, no se les tenía demasiada consideración como grupo.

No sólo por el hecho de que grabaran con Soul Records, una división de la Motown, para artistas R&B más que pop, sino porque la atención preferente del sello era para otros artistas: Diana Ross and The Supremes, Marvin Gaye o The Temptations, etc…

Huyendo del “vacío” que les hacía la compañía, firman por Buddah Records, una compañía discográfica neoyorquina, en 1973. Enseguida se volcaron con su nuevo fichaje, y les dieron (a los Gladys Knight & the Pips) nuevos temas (realmente, canciones que había compuesto un artista country casi desconocido, llamado Jim Weatherly, a quien posteriormente harían un contrato discográfico).

Imagination era el título de su undécimo álbum, y el primero con Buddah. Lanzado a finales de 1973, acabaría siendo el más exitoso de toda su carrera como grupo, alcanzando el top-10 del Billboard 200 y el número 1 en la lista de álbumes R&B (derrocando, precisamente a Marvin Gaye y su legendario disco, Let´s get it on).

Tres singles alcanzaron el top 5 del Hot 100 y el número 1 de la R&B Singles. El mayor de esos hits fue Midnight train to Georgia, a la postre el único número 1 en el Hot 100, en toda la carrera del grupo. Concretamente, alcanzó la posición de privilegio a finales de octubre de 1973, durante dos semanas (destronando a The Rolling Stones y su Angie).

Aún mayor repercusión tuvo con sus 4 semanas en el 1 del Hot R&B Singles por las mismas fechas.

Como la mayoría de las canciones del álbum Imagination, Midnight train to Georgia también era una composición de Jim Weatherly (curiosamente, con el título original de Midnight plane to Houston, que luego se cambió), y al año siguiente, vería culminado su impacto con un premio Grammy a la Mejor Interpretación Vocal R&B por un dúo o grupo, pero sobre todo, llegó a convertirse, en adelante,  en la canción emblemática del grupo (o, incluso de la misma Gladys, en solitario)  en cualquier actuación en público.

Can´t get used to losing you – Andy Williams

En la segunda mitad de los 50, Andy Williams (natural del estado de Iowa) había cosechado algunos éxitos importantes en el Hot 100 americano, incluido el número 1 en 1957, titulado Butterfly.

No obstante, el rock and roll que cantaba no era su estilo, o al menos, el que le convertiría en leyenda de la música para siempre.

El cambio de sello discográfico (de Cadence Records a Columbia Records) en 1961, vino acompañado de un cambio de registro. Ahora, Williams centraba su repertorio en temas standards, intemporales, tanto de procedencia teatral como cinematográfica.

La década de los 60 fue la suya. Fue uno de los artistas que más discos vendió entonces en los EEUU, con éxitos como Moon River (con el que siempre se le asoció) o Days of wine and roses, entre otros muchos, que hicieron de él uno de los más importantes artistas de la música “adulta contemporánea”. De hecho, se convirtió en un habitual de la recién estrenada Easy Listening chart (creado en 1961).

A su enorme popularidad, contribuyó sin duda alguna, el presentar regularmente su propio show televisivo, The Andy Williams Show, un programa de variedades, que se mantuvo en antena desde 1962 hasta 1971.

Aparte del citado Butterfly, el tema de Andy Williams con más éxito a ambos lados del Atlántico (EEUU y UK) en los dorados 60 fue Can´t get used to losing you, escrita por el famoso dúo de éxitos de la era rock and roll (aquel estilo que “no iba con él”, curiosamente), Pomus-Shuman.

El tema debuta en el Hot 100 en marzo de 1963, alcanzando el número 2 de la lista en la semana del 13 de abril. A las puertas del número 1 permaneció durante 4 semanas consecutivas (logro que fue impedido por He´s so fine, de The Chiffons, y posteriormente, por I will follow him, de Little Peggy March).

El éxito de la canción fue más allá: llegó al número 7 de la lista R&B y lideró la Adult Contemporary Singles (entonces, denominada Easy Listening singles) durante 4 semanas del mes de abril de 1963. Incluso en UK, alcanzó gran éxito, pues logró el número 2 de la UK Singles.

Hasta hace poco tiempo, Andy Williams siguió pisando el escenario (ya pasados los 80 años de edad). En 2011 se le diagnosticó un cáncer, del que parecía se estaba recuperando satisfactoriamente. Incluso se pensó que subiría de nuevo a los escenarios este mes de septiembre.

Tristemente, este martes, 25 de septiembre, supimos la noticia de la muerte de este genial artista, a la edad de 84 años.

Descanse en paz.

http://www.youtube.com/watch?v=Q1p_H704lQY&feature=player_detailpage

Tossin´and turnin´ – Bobby Lewis

Bobby Lewis, nacido en la década de los 30 en Indianapolis, creció en un orfanato de la ciudad. Se dice que estando allí, aprendió a tocar el piano. Con 12 años es adoptado por una familia y se traslada a vivir a Detroit. Allí se verá especialmente influenciado por los músicos de blues, anteriores a la era del rock and roll.

Fue forjándose una carrera poco a poco, en los 50, teniendo como parada importante, su primera actuación en el Teatro Apollo de Nueva York, en 1960.

Al año siguiente, bebería las mieles del éxito cuando Tossin´ and turnin´, un tema que había grabado a principios de 1961, es lanzado como single en la primavera. Concretamente, debutó en el Hot 100 en abril y la semana del 10 de julio, alcanzó el número 1, donde permaneció prácticamente todo el verano (7 semanas).

Por esta gran hazaña, Tossin´ and turnin´ es una de las escasas seis canciones que consiguieron ser número 1 en el Hot 100, al menos durante 7 semanas en la década de los 60 (junto a I want to hold your hand, de The Beatles, I´m a believer, de The Monkees o  I heard it through the grapevine, de Marvin Gaye, entre otras).

Fue considerada la canción del año 1961 en EEUU. También fue número 1 en la lista R&B (10 semanas).  Y apareció en la película taquillera, y con el tiempo, de culto, Desmadre a la americana, de John Landis.