Can´t get used to losing you – Andy Williams

En la segunda mitad de los 50, Andy Williams (natural del estado de Iowa) había cosechado algunos éxitos importantes en el Hot 100 americano, incluido el número 1 en 1957, titulado Butterfly.

No obstante, el rock and roll que cantaba no era su estilo, o al menos, el que le convertiría en leyenda de la música para siempre.

El cambio de sello discográfico (de Cadence Records a Columbia Records) en 1961, vino acompañado de un cambio de registro. Ahora, Williams centraba su repertorio en temas standards, intemporales, tanto de procedencia teatral como cinematográfica.

La década de los 60 fue la suya. Fue uno de los artistas que más discos vendió entonces en los EEUU, con éxitos como Moon River (con el que siempre se le asoció) o Days of wine and roses, entre otros muchos, que hicieron de él uno de los más importantes artistas de la música “adulta contemporánea”. De hecho, se convirtió en un habitual de la recién estrenada Easy Listening chart (creado en 1961).

A su enorme popularidad, contribuyó sin duda alguna, el presentar regularmente su propio show televisivo, The Andy Williams Show, un programa de variedades, que se mantuvo en antena desde 1962 hasta 1971.

Aparte del citado Butterfly, el tema de Andy Williams con más éxito a ambos lados del Atlántico (EEUU y UK) en los dorados 60 fue Can´t get used to losing you, escrita por el famoso dúo de éxitos de la era rock and roll (aquel estilo que “no iba con él”, curiosamente), Pomus-Shuman.

El tema debuta en el Hot 100 en marzo de 1963, alcanzando el número 2 de la lista en la semana del 13 de abril. A las puertas del número 1 permaneció durante 4 semanas consecutivas (logro que fue impedido por He´s so fine, de The Chiffons, y posteriormente, por I will follow him, de Little Peggy March).

El éxito de la canción fue más allá: llegó al número 7 de la lista R&B y lideró la Adult Contemporary Singles (entonces, denominada Easy Listening singles) durante 4 semanas del mes de abril de 1963. Incluso en UK, alcanzó gran éxito, pues logró el número 2 de la UK Singles.

Hasta hace poco tiempo, Andy Williams siguió pisando el escenario (ya pasados los 80 años de edad). En 2011 se le diagnosticó un cáncer, del que parecía se estaba recuperando satisfactoriamente. Incluso se pensó que subiría de nuevo a los escenarios este mes de septiembre.

Tristemente, este martes, 25 de septiembre, supimos la noticia de la muerte de este genial artista, a la edad de 84 años.

Descanse en paz.

http://www.youtube.com/watch?v=Q1p_H704lQY&feature=player_detailpage

Time passages – Al Stewart

Aunque el escocés Al Stewart inició su carrera discográfica en la segunda mitad de los 60, fue precisamente la segunda mitad, pero de la siguiente década, la de los 70, que vería sus mayores éxitos en las listas de Norteamérica.

A pesar de que su disco anterior, Year of the cat, fue un rotundo éxito, casi difícil de superar, con el que se abrió muchos mercados discográficos, el que le sucedió, titulado Time passages lo mantuvo en los puestos altos de las listas de EEUU.

El que era ya su octavo álbum de estudio, que como Year of the cat, continuaba bajo la producción de Alan Parsons, fue lanzado a principios de otoño de 1978 y alcanzó el top-10 del Billboard 200.

El single con mayor éxito extraído del disco fue el homónimo al mismo. Time passages alcanzaba el número 7 del Hot 100, la semana del 9 de diciembre de 1978 (Le Freak, de Chic dominaba la lista), permaneciendo dos semanas en la misma posición.

Aún mayor éxito tuvo en el Hot Adult Contemporary Singles, donde permaneció en el número 1 durante 10 semanas, desde noviembre de 1978 hasta enero de 1979, batiendo todos los registros de permanencia en la cumbre de esta lista (la Easy Listening chart, como se llamó hasta 1979) en la década de los 70.

Se ha recordado siempre por su famosa última linea: “Buy me a ticket on the last train home tonight”.

http://www.youtube.com/watch?v=zLJGIcWA8Ck&feature=player_detailpage

She makes my day – Robert Palmer

En 1988, el británico Robert Palmer, tristemente fallecido en el 2003, con apenas 54 años de edad,  se mantenía en los puestos altos de las listas de éxito de medio mundo. Tras el enorme impacto comercial (el mayor de su carrera) que causó su anterior trabajo, titulado Riptide, tres años antes, Palmer seguiría la senda del éxito con su noveno álbum, llamado Heavy Nova, editado a principios del verano de 1988. Además de producir el disco, compuso la mayoría de sus temas.

Heavy Nova era un disco que albergaba muy distintos estilos y ritmos: desde el rock más “heavy” (véase el enorme éxito que cosechó con Simply irresistible) hasta los ritmos más brasileños, como la bossa nova,o preciosas baladas, como uno de los singles que lanzó del disco.

Concretamente, She makes my day, que no tuvo lanzamiento en EEUU (donde por entonces, era un habitual de los puestos altos del Hot 100), sí supuso de nuevo un gran éxito en su país.

Así, la semana del 12 de noviembre de 1988, aquella en que lideraba la lista del UK Singles, Orinoco flow, de Enya, She makes my day ascendía al número 6 de las canciones más importantes en Gran Bretaña.

Genial composición y enorme interpretación de uno de los artistas con más calidad de las últimas décadas.